Home » Blog » Inteligencia emocional: ¿qué es y cómo crea mejores equipos?

Inteligencia emocional: ¿qué es y cómo crea mejores equipos?

  • wpemocia 

La inteligencia emocional o EQ (para «cociente emocional») es más que una palabra de moda: se ha vuelto cada vez más valiosa en los lugares de trabajo modernos. 

Más de uno de cada cinco trabajadores considera que la inteligencia emocional es más importante que el coeficiente intelectual, y dos tercios creen que son igualmente útiles. 

La investigación del Foro Económico Mundial destaca el creciente énfasis en la inteligencia emocional , revelando que habrá un «aumento particular en la demanda» de EQ (así como «creatividad, originalidad e iniciativa» y «liderazgo e influencia social»). 

Y el 36% de los ejecutivos encuestados para una encuesta de 2019 creían que la inteligencia emocional se convertiría en una habilidad «imprescindible» para 2022. 

Pero, ¿por qué importa tanto la inteligencia emocional? ¿Y cómo puede volverse más inteligente emocionalmente? 

Únase a nosotros para responder estas y otras preguntas para ayudarlo a construir un lugar de trabajo más productivo y armonioso.

¿Qué significa inteligencia emocional?

En un artículo para el Chicago Tribune , el escritor Rex Huppke definió a una persona con inteligencia emocional como capaz de «reconocer y comprender [sus] propias reacciones a los eventos en el lugar de trabajo» y «reconocer, comprender y apreciar las respuestas de los demás». 

Dos profesores universitarios, John Mayer y Peter Salovey, ayudaron a aumentar la conciencia sobre la inteligencia emocional con su trabajo en la década de 1990. Descubrieron que algunas personas reconocen mejor sus propios sentimientos y los de los demás y resuelven problemas relacionados con las emociones. 

Daniel Goleman, autor, incorporó la investigación de Mayer y Salovey en su libro de 1995 «Emotional Intelligence». Llevó el concepto a una mayor atención y compartió su modelo de inteligencia emocional . Los cinco elementos centrales son:

  • Conociendo tus emociones
  • Manejando tus emociones
  • Motivándote a ti mismo
  • Reconocer y comprender las emociones de los demás.
  • Manejar las relaciones basadas en la comprensión de las emociones de los demás.

Estos se organizan en cuatro grupos, cada uno con criterios específicos:

Conciencia de sí mismo: 

  • Tener confianza en uno mismo 
  • Ser consciente de su condición emocional.
  • Entender cómo su comportamiento afecta a los demás.
  • Reconocer cómo los demás afectan su estado emocional

Conciencia social:

  • Reconociendo las emociones de los demás
  • Preocuparse por las experiencias de los demás 
  • Escuchar activamente a los demás cuando hablan

Autogestión:

  • Mantener bajo control las emociones que pueden ser perturbadoras
  • Actuar de una manera que se alinee con los valores personales.
  • Ser flexible para adaptarse al cambio.
  • Continuar trabajando hacia los objetivos independientemente de los contratiempos. 

Gestión de relaciones:

  • Capacidad para llevarse bien con los demás. 
  • Abordar los conflictos de forma responsable y eficaz
  • Expresar información e ideas con claridad
  • Interactuar con otros con éxito basándose en la sensibilidad hacia sus sentimientos.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional en el lugar de trabajo?

Una gran cantidad de investigaciones demuestran por qué la inteligencia emocional es importante para los empleados y los lugares de trabajo:

  • Un estudio de UC Berkeley encontró que la inteligencia emocional era 4 veces más poderosa que el coeficiente intelectual para predecir quién tendría éxito en su campo, lo que sugiere que una alta inteligencia emocional podría ayudar a los trabajadores a alcanzar sus metas profesionales.
  • El ochenta y seis por ciento de los empleados está de acuerdo en que la incapacidad de un compañero de trabajo para controlar sus emociones afecta su percepción del profesionalismo del individuo , lo que demuestra que una baja inteligencia emocional puede crear desarmonía entre los equipos.
  • La contratación de empleados basada en inteligencia emocional ha reducido la rotación en un 63%, lo que indica un mejor compromiso y lealtad a la empresa.
  • Los trabajadores con un EQ alto produjeron el doble de ingresos que las personas con un EQ más bajo.

Las investigaciones muestran que las personas que carecen de inteligencia emocional, específicamente en lo que respecta a la autorreflexión, tienen más probabilidades de :

  • Culpar a los demás
  • Lucha por aprender de las experiencias y los errores.
  • Le resulta difícil autocorregirse 
  • Lucha por resolver problemas
  • No reconocen que pueden elegir su respuesta a las situaciones.
  • Desempeñar el papel de víctima o negarse a asumir la responsabilidad 
  • Les resulta difícil reflexionar sobre cómo logran un resultado. 
  • Potencialmente sabotear los resultados

Estos problemas pueden crear problemas reales cuando se trabaja como parte de un equipo. Es posible que las personas con baja inteligencia emocional no puedan vincularse con sus compañeros de trabajo, admitir que han cometido un error, aprender de sus errores o desarrollar sus habilidades basándose en la retroalimentación. 

Pueden causar fricciones entre compañeros de trabajo, interrumpir la dinámica del equipo y, en última instancia, hacer que sea difícil confiar en la persona con poca inteligencia emocional.

Por otro lado, a las personas con mayor inteligencia emocional les resultará más fácil trabajar bien con los demás, comprender cómo sus comportamientos o palabras pueden afectar a los demás, reconocer las malas decisiones y seguir aprendiendo de las experiencias. Serán más empáticos y mejores oyentes. Es más probable que las personas confíen en ellos y quieran trabajar junto a ellos. 

¿Cómo puede volverse más inteligente emocionalmente?

Siga estos cinco consejos para mejorar su inteligencia emocional en el lugar de trabajo:

Aumenta tu autoconciencia

Sería útil que se pusiera en contacto con sus propias emociones antes de comprender mejor a los demás. 

Empiece por prestar más atención a cómo se siente durante un día determinado. Concéntrese en sus respuestas emocionales a determinadas situaciones. Por ejemplo, ¿cómo se siente cuando un gerente critica su trabajo o un empleado no realiza una tarea según lo solicitado? 

¿Enfadado? ¿Triste? ¿Afecta su sentido de autoestima? Trate de identificar aquellas situaciones que desencadenan sus emociones más fuertes. Este proceso puede ayudarlo con el siguiente paso.

Autorregulación del ejercicio 

Desarrollar una comprensión más profunda de sus propias emociones es un primer paso crucial para mejorar su EQ: puede administrar sus respuestas a diferentes situaciones en el lugar de trabajo. 

Por ejemplo, las cosas saldrán mal de vez en cuando. Es posible que no logre los resultados que esperaba con una nueva estrategia de ventas o podría perder un cliente valioso. Este resultado puede ser el resultado directo de una decisión que tome, o puede estar completamente fuera de su control. 

En cualquier caso, trate de mantener la situación en perspectiva y concéntrese en encontrar una solución práctica en lugar de perder los estribos. Puede convertirse en víctima de sus emociones y hacer algo de lo que se arrepienta, como culpar injustamente a un empleado o compañero de trabajo frente a sus colegas. 

Esto podría afectar la forma en que los demás lo ven, dañar su confianza en usted y posiblemente incitar a los tomadores de decisiones a cuestionar su valor. 

Adquiera el hábito de reconocer cuándo puede estar luchando para manejar sus emociones de manera responsable y encuentre formas de distraerse hasta que pase el momento. Es posible que desee dar una vuelta por la cuadra, retirarse a un área de descanso o tomar un café relajante con un colega. 

Trabaja en tus habilidades sociales 

Las habilidades sociales son una parte vital del buen trabajo en equipo. Necesita comunicarse de manera efectiva, articular sus pensamientos e ideas y escuchar lo que los demás tienen que decir. 

Una habilidad social fundamental es escuchar activamente. Concéntrese en lo que la gente le dice e interactúe con ellos en lugar de esperar su turno para hablar. Haga preguntas sobre cómo les hace sentir una situación que están describiendo. Ofrézcase para ayudar si parece molesto. Demuestre que le importa, ya sea que se relacione con un proyecto, tarea o conflicto específico. 

Los empleados pueden ofrecer elogios públicos a un compañero de trabajo, vía LinkedIn por ejemplo, para levantar su estado de ánimo y alentarlos a mantenerse positivos si están teniendo un día difícil.

Otra habilidad social involucra el lenguaje corporal. ¿Alguien parece nervioso y nervioso? ¿Están enojados contigo pero tratando de no demostrarlo? 

Reconocer la comunicación no verbal en los demás puede ayudarlo a interactuar con los demás de una manera más significativa, evaluar cómo sus palabras los afectan y, en última instancia, construir relaciones más sólidas en el lugar de trabajo. 

Evalúe su motivación y sus metas personales

La capacidad de automotivarse se considera un factor esencial de inteligencia emocional , en lugar de depender de otros para sacar lo mejor de ti. Algunos equipos de gestión pueden prestar especial atención a la motivación de los empleados y poner incentivos para estimular a los trabajadores. 

Otros, sin embargo, pueden considerar que un cheque de pago es toda la motivación que los trabajadores necesitan para ser productivos. 

Pero la automotivación es una habilidad vital en cualquier tipo de lugar de trabajo: esforzarse por rendir al máximo puede ayudarlo a destacarse, mejorar sus habilidades y sentirse más entusiasmado con su trabajo. 

Empiece por tratar de encontrar al menos una cosa sobre su trabajo que le entusiasme. Esa podría ser la sensación de logro cuando contrata a un nuevo cliente o descubre nuevas herramientas que aumentan su productividad. Utilice la promesa de estos resultados positivos para motivarse. 

Desarrolle su empatía para construir vínculos más fuertes con sus compañeros de trabajo

Ser más empático con los compañeros de trabajo, gerentes y empleados puede ayudarlo a sentirse más conectado con ellos. Esta comprensión conduce a una mejor colaboración, un intercambio de ideas más transparente y una mejor atmósfera en el lugar de trabajo. 

Trate de ver las cosas desde la perspectiva de los demás y utilícelo para discutir un problema, ya sea que usted o ellos se sientan perjudicados. Mantenga la cabeza fría y acepte que el punto de vista de la otra persona podría ser tan válido como el suyo. Puede que le resulte más fácil llegar a una solución y seguir adelante. 

Permita que los demás también compartan sus pensamientos y sentimientos. Por ejemplo, los gerentes deben recopilar los comentarios de los empleados mediante una herramienta como Google Forms. Los trabajadores pueden proporcionar comentarios de forma anónima para brindar a la gerencia información invaluable sobre su experiencia en el lugar de trabajo. Los gerentes deben usar esta información para abordar problemas y crear un mejor entorno para todos. 

Conclusión

La inteligencia emocional se valora cada vez más en el lugar de trabajo a medida que las empresas reconocen que un EQ más alto generalmente equivale a una mejor productividad, impulso y éxito. 

Los empleados y gerentes que se vuelven más conscientes de sus propias emociones y las de los demás, pueden manejar ambas mejor. Una mejor conciencia puede conducir a una mejor toma de decisiones, trabajo en equipo y mejores resultados en el futuro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.